Mobile Menu - OpenMobile Menu - Closed

Connect

Open Enrollment Health Insurance

Congressman Hank Johnson

Representing the 4th District of Georgia

Rep. Johnson llama a la suspensión de las redadas de inmigración, estatus de protección temporal para Refugiados

February 2, 2016
EN ESPAÑOL

El Congresista Hank Johnson (D-GA) se unió a más de 145 miembros del Congreso enviando una carta al presidente Obama instando a la Administración a detener de inmediato las redadas dirigidas a las familias y niños de América Central.
 
La carta también pide a la Administración encontrar una solución regional y global para la crisis de refugiados en Centroamérica, incluyendo "la detección y reasentamiento de refugiados, el uso de refugios en países terceros interesados,  Estatus de Protección Temporal (TPS) para aquellos individuos en los Estados Unidos, el uso de proceso priorizado para refugiados, y otros remedios humanitarios. "   Y garantizar el debido proceso y la protección de las madres y niños que huyen de la violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras.
 
El texto completo de la carta es el siguiente:

 
Querido Señor Presidente:
 
Condenamos enérgicamente la reciente operación del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) dirigida a madres y los niños refugiados de El Salvador, Honduras y Guatemala. La operación del DHS ha generado temor y pánico en las comunidades de inmigrantes y tiene amplias repercusiones fuera de los supuestos objetivos a ser removidos. La operación plantea numerosos problemas con el debido proceso, incluyendo el acceso significativo a un abogado para las madres y los niños después de la aprehensión y funcionarios del DHS  que según  informes  utilizan tácticas engañosas para ganar entrada en residencias privadas. Por estas y otras razones, creemos que esta operación debe suspenderse inmediatamente hasta que podamos garantizar que ninguna madre o niño será enviado de nuevo a un país donde pueda ser objeto de persecución, tortura o muerte.
 
A nivel mundial, en la actualidad hay más refugiados, solicitantes de asilo y desplazados internos - un estimado de 60 millones - que en cualquier momento desde la Segunda Guerra Mundial. Usted y su administración han mantenido los valores estadounidenses de larga tradición, ofreciendo refugio a los que huyen de la violencia y el desorden en el Oriente Medio, África y Asia. Lo felicitamos por ello.
 
Sin embargo, estos mismos valores estadounidenses fundamentales no se han aplicado en las políticas de la Administración hacia las madres y niños refugiados de América Central. La brutalidad de la violencia en América Central es innegable, y sin embargo, esta Administración ha fallado en proporcionar una solución de refugiados compresiva para quienes buscan protección internacional como refugiados. De acuerdo a los datos compartidos por el DHS, el 85% de las familias detenidas de América Central  han establecido elegibilidad para acceder a protección como refugiados. En lugar de preservar nuestro compromiso con la protección de refugiados, su Administración sigue aplicando políticas que tratan a los refugiados de América Central como un asunto de control migratorio.
 
Hasta el momento, su Administración ha respondido a la crisis de los refugiados de América Central, con énfasis en la disuasión en lugar de la necesidad de una solución regional de refugiados. Su administración ha implementado la detención de familias, llevado a cabo campañas de comunicación en español en América Central instando a la gente a no venir a los Estados Unidos, y  otorgando asistencia financiera a México para disuadir, detener y devolver a aquellos quienes huyen de la violencia. Esta estrategia ha demostrado ser ineficaz, ya que madres y niños siguen  llegando a nuestra frontera suroeste en búsqueda de protección como refugiados. Madres y niños desesperados de América Central continuarán huyendo a los Estados Unidos para buscar protección, independientemente de las medidas disuasorias tomadas por esta Administración.
 
La reciente operación para aprehender y remover a  las familias - varios de los cuales reportaron una representación legal inadecuada - es el último fracaso de esta estrategia de control. El hecho de que a varias de estas familias se les concedió posteriormente suspensión de emergencia de deportación indica que el sistema les ha fallado a estos refugiados, a pesar de las órdenes de expulsión administrativas definitivas. Una orden final de expulsión administrativa no significa necesariamente que estas madres y niños no tienen reclamos legítimos para recibir protección como refugiados. Nos preocupa que el DHS pueda haber removido a  madres y niños de Estados Unidos devolviéndolos a situaciones violentas y peligrosas en sus países de origen.
 
La crisis en nuestro hemisferio sólo se resolverá cuando los Estados Unidos se comprometa con una solución global, regional a esta crisis de refugiados. Esta solución debe incluir la detección y el reasentamiento de refugiados, el uso de refugios en países terceros interesados,  Estatus de Protección Temporal (TPS) para aquellos individuos en los Estados Unidos, el uso de proceso prioritario para refugiados, y otros remedios humanitarios. Es fundamental que este enfoque incluya la cooperación con otros países en el hemisferio occidental. La violencia en el Triángulo Norte de América Central y el flujo de refugiados resultante afecta a toda nuestra región, y la solución de los Estados Unidos debe incluir un programa de reasentamiento de refugiados de la región, así como el aumento en la capacidad de los sistemas de asilo en los países vecinos.
 
Este enfoque integral también debe incluir la colaboración con las organizaciones no gubernamentales con experiencia en protección internacional de refugiados, como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR por sus siglas en inglés). Organizaciones como UNHCR puede ayudar a los Estados Unidos y sus socios regionales en la identificación de refugiados, y pueden proporcionar orientación crítica con respecto a las mejores prácticas para el cuidado y manejo de refugiados.
 
El objetivo de este enfoque integral para refugiados debe asegurar que los refugiados centroamericanos, particularmente las madres y los niños, sean capaces de vivir libres del ciclo sin fin de la violencia y la persecución. Es hora de empezar a trabajar hacia una solución que proporcione una respuesta práctica y humana a madres y niños de América Central que huyen por sus vidas y buscan seguridad y protección. No presentar esta solución integral seguirá contribuyendo al desorden en nuestra frontera y tendrá, además, una sensación de malestar en todo Estados Unidos.
 
Le instamos a detener de inmediato las acciones actuales dirigidas a madres y  niños de América Central y a tomar medidas para iniciar un esfuerzo integral con nuestros socios en el hemisferio para hacer frente a esta crisis regional de refugiados de una manera humanitaria apropiada.